miércoles, 22 de noviembre de 2017

5 HERIDAS EMOCIONALES DE LA INFANCIA QUE PERSISTEN CUANDO SOMOS ADULTOS

Lisa Bourbeau, en su libro "Las cinco heridas que impiden ser uno mismo", señala que las 5 heridas emocionales de la infancia que suelen persistir cuando somos adultos son:
1. EL ABANDONO

Estas personas tienen miedo a volver a ser abandonadas, como les sucedió, alguna vez o repetidas veces, de niños. Por tanto, se aferran con ansias a la pareja o a los hijos, con la idea de que no se vuelva a repetir semejante hecho. Varios pacientes han sido criados por sus abuelos, ya que sus padres estaban lejos, separados o desinteresados. Esto les causa problemas en la adultez, llegando a hacer exigencias a su pareja, basándose en su temor a que las vayan a abandonar.

2. EL RECHAZO

Basta que la persona en la infancia haya querido abrazar a su padre, por ejemplo, y el padre le haya rechazado el abrazo o las expresiones de afecto, deja una huella difícil de borrar en la adultez. Tanto así que he tenido pacientes que, debido a su inestabilidad emocional, a los 31 años, por ejemplo, no conocen su verdadera vocación; han trabajado en los mejores lugares pero nada de eso les llena ni se sienten satisfechas. Peor aun es si no desean hacer las paces ni reconciliarse con sus progenitores, y viceversa.
 
3. LA HUMILLACION

Por favor, padres, eviten decirles a los hijos frases humillantes que desvalorizan al ser humano, tales como: "eres un tonto", "eres inútil", "eres un perdedor (y siempre lo serás)", "no sirves para nada", "todo lo haces mal", "nada haces bien", "nunca triunfarás", "eres ocioso", "eres lento", "no eres como los demás", etc.  Uno de los peores casos que me tocó tratar fue el caso de un hijo tartamudo. Indagando en su pasado, ¿adivinen qué? ¡La mamá le escupía al hijo desde niño!

4. LA DESCONFIANZA

Las personas que tienen miedo a confiar es porque, en la infancia, les traicionaron los seres que más lo querían, como por ejemplo los padres. Por eso se recomienda a los padres evitar hacer promesas a los hijos que luego se les va a dificultar cumplir. En vez de prometer, mejor no decir nada y cumplirlo con los hechos. O en todo caso, decirles: "vamos a ver si se puede", "haremos lo posible", "haremos el mejor esfuerzo", "es muy probable que se pueda lograr", etc. Teniendo en cuenta la marca que deja en los hijos y, a veces, algunos padres no son tan conscientes de ello, hasta que luego ven las consecuencias en la adolescencia o adultez de los hijos. Los celos patológicos suelen estar relacionados con inseguridad y desconfianza extrema.

5. LA INJUSTICIA

Una expresión usual que emplean las personas que pasan por una depresión suele ser: "no es justo". Nop nos quedemos en quejarnos de las injusticias sino que tomemos medidas para ir saliendo adelante, en lo posible. Recuerdo el caso de una ancianita que suele contar el caso de su profesora en el colegio, que de niña la acusaron de algo que ella no había hecho. Tanto puede marcar un hecho asía a una persona, que hasta la actualidad la persona lo sigue recordando y lo saca a relucir en varias oportunidades en sus conversaciones. La consecuencia de esto suele resultar en personas que se rigen por el perfeccionismo. 

Ahora que están identificadas las heridas emocionales, pueden empezar a tomar medidas al respecto, para que no se repita en su hijos o en las siguientes generaciones. Si se les dificulta, pueden acudir a la ayuda de un psicoterapeuta. LOS PADRES PROPORCIONAN LA ESTABILIDAD EMOCIONAL A LOS HIJOS. Hagan todo lo posible para que los hijos sean testigos de que, a pesar de las dificultades y diferencias de pensamiento o carácter, pueden llevarse en forma civilizada, adulta, madura, con salud mental, emocional y psicológica. LA IMPORTANCIA DE LOS PRIMEROS AÑOS DE LA INFANCIA PARA SU ADULTEZ.

Por: Lic. Luis Venegas Chalen, Psicólogo y Psicoterapeuta

martes, 21 de noviembre de 2017

COMO IDENTIFICAR LA ORIENTACION VOCACIONAL

7 preguntas clave para definir una vocación:

  1. ¿Qué me hace más feliz?
  2. ¿Qué me gusta más: los números o las letras?
  3. ¿Para qué tengo más destreza o talento natural?
  4. ¿Cómo conecto la carrera con mi meta de vida?
  5. ¿Esta profesión me ayudará a cumplir mis objetivos?
  6. ¿Qué voy a dejar para los demás con lo que haga?
  7. ¿Cuál es el campo de acción de la profesión que elegiré?
La mejor manera de elegir una profesión es identificando qué es lo que motiva al joven, qué es aquello que lo moviliza y genera entusiasmo al trabajar.
Fuente: Suplemento Educativo del diario El Comercio del 12 de noviembre del 2017, pág. 1.

jueves, 16 de noviembre de 2017

DEJA DE PLANTAR FLORES EN JARDINES DE PERSONAS QUE NO VAN A REGARLAS

Si las personas en las que pones todo tu interés y afecto no te corresponden con lo mismo es momento de dejar de invertir esfuerzos y energías en vano.
Todos plantamos flores en jardines ajenos

Lo hacemos porque así lo queremos, para nutrir nuestras relaciones, para crear vínculos significativos con las personas que creemos que son importantes para nosotros.

Sin embargo, en ocasiones erramos en los jardines que elegimos para depositar nuestras semillas de bondad, de dedicación, de afecto, tiempo y energías.

Nos equivocamos porque nuestras acciones no son reconocidas, porque hay quien se acostumbra a ser alimentado pero olvida que una relación es intercambio, es reciprocidad y es, ante todo, el reflejo de una madurez psicológica y emocional donde ambos miembros ganan y nadie pierde.

No siempre es fácil construir lazos fuertes y enriquecedores con aquellos que nos rodean. Hay quien nos falla, hay quien nos descuida y hay a quien, a veces, nos deja a un lado deliberadamente.

Sea como sea, hay un aspecto que no podemos olvidar: preocuparnos por los demás e intentar siempre dar lo mejor de nosotros mismos no es malo. Al contrario: es reflejo de nuestra nobleza.

Sin embargo, es esencial que jamás olvidemos descuidar las raíces de la flor más hermosa: nuestra autoestima. Te proponemos reflexionar sobre ello.

¿Cómo saber en qué personas vale la pena invertir tiempo y afecto?

No hay una fórmula mágica que nos permita saber a simple vista quién no nos va a fallar, quien será siempre cercano, íntegro y quien va a regalarnos siempre esa cercanía en la cual encontrar apoyo para poder crecer como persona.

Las relaciones, ya sean de pareja o de amistad, se consolidan con el tiempo, tras pasar por esos momentos en los que poner a prueba el vínculo.

Es entonces cuando, casi sin quererlo, descubrimos “quién sí y quién no”.

Sin embargo, nunca está de más atender una serie de dimensiones con las cuales intuir ya algunas pistas que puedan servirnos de ayuda.

La coherencia emocional

La coherencia emocional hace referencia a ese equilibrio psicológico con el cual garantizamos a los demás que siempre vamos a actuar y a reaccionar del mismo modo.

Todos hemos conocido alguna vez a personas con ese comportamiento errático que tanto nos incomoda. Hay días en que son amables y accesibles y momentos donde reaccionan con cierta frialdad y hostilidad.

Debemos ser muy cautos e intuitivos a la hora de establecer relaciones de amistad o de pareja con personas poco coherentes emocionalmente, perfiles que muestran altibajos bruscos, días en que parecen necesitarnos mucho y días en que no nos tienen en cuenta.

El compromiso

El compromiso se establece a través de un interés constante, de esa atención que no se pierde ni se quebranta y de un vínculo que se mantiene en el tiempo de forma significativa.

Esta dimensión puede reflejarse de muchos modos:

Cuando necesitamos ayuda o apoyo y contamos con esas personas especiales.

El compromiso se expresa también siendo capaces de proyectar un futuro en común, estableciendo planes.

A su vez, esas metas deben trabarse en común. En el momento en que seamos solo nosotros quienes trabajamos día a día por esos sueños u objetivos el compromiso no es auténtico.

Satisfacción de las necesidades básicas

Todos tenemos necesidades básicas. Reconocerlo es esencial, porque, de lo contrario, cometeremos el error de siempre: invertir en los demás olvidando que también nosotros merecemos y necesitamos cuidados, atención y reconocimiento.

Estas son las necesidades básicas que deben ser cubiertas en nuestras relaciones cotidianas:

Afecto.
Apoyo.
Complicidad.
Confianza mutua.
Ser tratados con respeto.
Que nos hagan sentir que somos valiosos e importantes.
Tener la certeza de que siempre van a decirnos la verdad.
Compañía.
Compartir momentos positivos y enriquecedores.

Habilidad para reparar, para solucionar y perdonar

Todos cometemos errores, todos merecemos contar con el perdón de las personas que nos importan para poder ser mejores, para construir relaciones más solidas.

Sin embargo, hay quien suele mantener una actitud rígida, quien asume esa actitud de “todo o nada” con la que responder con cierta dureza, donde no se admiten las dudas, las flaquezas o los pequeños errores.

A su vez, también hay personas que no saben llegar acuerdos, que son incapaces de dialogar.

No saben mantener una conversación con la cual aclara ideas, dudas y errores para poder alcanzar así a la solución de todos los problemas que solemos encontrarnos en el día a día.

Este tipo de personalidad donde alguien no es capaz de re-construir, re-habilitar, re-conocer el error o de poner adecuados medios para reparar lo sucedido es, sin duda, un perfil problemático que nos traerá más infelicidad que bienestar.

Para concluir, si reflexionas sobre estas dimensiones entenderás que siempre hay pequeñas pistas sobre esas personas en las que sí vale la pena invertir y plantar semillas, ilusiones y esperanzas.

En cambio, hay jardines que es mejor no transitar. 
Fuente: mejorconsalud.com

Agregaríamos que, incluso en la Biblia, nos dan un alcance de qué hacer en estos casos. En Mateo 10;14 se lee lo siguiente: "Si alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdanse el polvo de los pies".